ÉTICA FOTOGRÁFICA. ÉTICA Y FOTOPERIODISMO

FOTOGRAFÍA PERIODISTÍCA Y DOCUMENTAL
De autores, imágenes, procesos y ética fotográfica.


Por Enrique Villaseñor

Toda imagen encarna un modo de ver
John Berger

Madrid. Jueves 11 de marzo de 2004: Diez estallidos terroristas, presuntamente provocados porla organización Al Qaeda , sacuden la capital española. En las inmediaciones de la ciudad, cuatro trenes son literalmente destrozados por la fuerza de cargas explosivas. El pánico, la confusión y la muerte rodean a las personas que viajan en ellos. Ciento noventa y dos muertos y mil cuatrocientos heridos son el saldo del atentado. Minutos después, los cuerpos de rescate y salvamento, en medio de una enorme confusión, acuden a auxiliar a las víctimas. Los fotógrafos de prensa, por supuesto, están presentes para hacer su trabajo.

Entre los cientos de imágenes que producen los reporteros gráficos destaca una por su fuerza descriptiva: la fotografía tomada por Pablo Torres Guerrero de la agencia Reuters.

En la gráfica, algunos pasajeros sobrevivientes al atentado son auxiliados por los rescatistas. En ella hay un detalle que aumenta su fuerza y crudeza: al lado de los personajes el trozo de la pierna de alguna desafortunada víctima, como si se tratara de un objeto cualquiera, aparece en el piso narrando su propia historia de terror. Esta fotografía fue difundida en muchos diarios internacionales, sin embargo cada uno la publicó de acuerdo con su particular estilo. Desde los medios que la mostraron tal cual, sin modificarla, hasta los que por respeto a las víctimas y al dolor de los familiares, borraron digitalmente el detalle, disminuyeron el color rojo, superpusieron letras, o reencuadraron la imagen para disminuir el impacto.


Imagenes: Periodistas 21 (26)

Ángel Arnedo, director de El Correo, explica su decisión:" Personalmente creo que ante un acontecimiento terrible como el que acabamos de vivir, la portada del periódico no debe de llevar una fotografía truculenta que nos proporcione un impacto rápido ante detalles macabros, sino una que traslade los hechos y emociones y nos lleve además a reflexionar. No por ello ha de ser una foto 'blanda', al contrario, porque la dureza de una imagen, la verdadera dureza no reside sólo en la sangre o en las vísceras que nos muestran " . (26)

El periodista Juan Varela afirma: " el reportero y el fotógrafo -o sus editores- que retocan o alteran sus textos o imágenes para ofrecer una realidad limitada, mienten tanto como quienes no quieren mirar lo que está ante sus ojos. ¿Y el dolor? El propósito del periodismo no debe ser evitar el dolor. Cuando se hace, todo parece tele-realidad. Los ciudadanos tienen derecho a conocer la dimensión de la tragedia. Tienen derecho a sentir el miedo y el asco. Cuando el estómago se revuelve y asoma una lágrima ante la vista de lo real, el periodismo triunfa y nos ayuda a ser un poco más humanos ". (26)

En el ámbito ideológico supondríamos que los cambios hechos a la foto del atentado de Madri implicaron una violación a algunas normas del fotodocumentalismo. Podríamos preguntarnos si fue ético manipular su contenido para evitar mayor sufrimiento en los familiares y víctimas del atentado o mostrarla como fue realizada a pesar del costo social y humano que el impacto de la escena pudiera tener. Por otra parte, a la responsabilidad y los juicios personales del fotógrafo hay que añadir los del medio que las publica o difunde. Debemos asumir que cualquier fotografía puede ser alterada, manipulada o deformada para obtener un discurso determinado de acuerdo a la percepción, intereses u objetivos individuales y/o editoriales.

Cuando algunos periódicos del mundo publicaron esa fotografía, cada uno de ellos la mostró de acuerdo a su propia línea editorial. Para unos, la imagen original era lo importante, el testimonio del suceso , el registro inalterado de la noticia. Para otros, había un elemento más importante que considerar: la responsabilidad social del medio, el efecto negativo que tendría la publicación de los detalles macabros. Dos formas de asumir el periodismo, dos conceptos éticos.

Al realizala, Pablo Torres eligió el encuadre y los elementos que la integrarían, expresó su punto de vista. Pudo haber eliminado del cuadro el miembro amputado o por lo contrario, ubicarlo en un primerísimo plano para enfatizar su impacto. Pero no lo hizo así; Incluyó equilibradamente algunos elementos significativos del suceso: las víctimas, los paramédicos, el tren objeto del atentado, las vías como elementos de ubicación espacial y la pierna amputada.

Este ejemplo del fotodocumentalismo cotidiano permite hacer algunas reflexiones, que lo mismo pueden ser aplicadas al creador de la imagen o al editor que la publica en los medios. Podríamos afirmar que las modificaciones hechas a imagen original de Pablo Torres, alteraron su contenido y su mensaje, pero cabe la pregunta: ¿afectó esto su naturaleza documental o periodística?.

¿Cuándo una fotografía es documental, informativa o periodística? Las respuestas no son simples; las fronteras pueden ser sutiles y se entrelazan. Podemos decir que cualquier fotografía, del género o tema que sea, es documental en la medida que documenta algo, que nos remite un origen, cualquiera que este sea; es un testimonio. Incluso las fotografías conceptuales, los montajes o los diseños fotográficos, son documentales.

Fotoperiodismo son todas aquellas imágenes difundidas a través de los medios masivos impresos, electrónicos o de la internet. Esta definición, aunque parece correcta, es sólo un punto de partida: Es necesario aclarar si una imagen es fotoperiodística por es el hecho mismo de ser publicada en un medio, o es su contenido lo que la define. Todo suceso o fenómeno social al igual que las imágenes y los textos, tiene múltiples lecturas, por ello cualquier protagonista, testigo, analista o comunicador -en nuestro caso fotógrafo- que intenta registrarlo y transmitirlo asume su propia interpretación, su versión, su visión personal. No puede sustraerse de ello. Así, en el fotoperiodismo podemos encontrar información sobre hechos o fenómenos bajo ópticas diversas, opiniones más allá de la información que pueden inclusive, convertirse en fotografías editoriales

.

W. Eugene Smith
Tomoko Uemura en su baño
Mia Amata, 1972

Las diversas formas éticas de ejercer el periodismo, ya sea mediante imágenes, palabras o ideas, pueden ser validas o cuestionables de acuerdo a la ideología del periodista. Al registrar un hecho y comunicarlo el fotógrafo refleja su personal forma de ver. Escoge un punto de vista . El contenido de su mensaje queda enmarcado en sus propias convicciones o normas morales.

Además de las normas éticas colectivas o morales individuales, existen otras: las normas jurídicas que a través del derecho afectan y obligan a todos los individuos, independientemente de su ideología o moral personal, para garantizar el respeto a los derechos de los individuos en la sociedad. En las norma jurídicas están contenidas también las leyes generales de la información. Independientemente de su posición individual y pesar de estar sujeto a motivaciones o interpretaciones personales, todo comunicador, al ser testigo de un hecho debe actuar dentro de los límites de estas leyes.

Violación a las normas éticas del fotodocumentalismo.

Imágenes de presos iraquíes desnudos y siendo abusados por militares de Estados Unidos primero aparecieron por CBS. Desde diciembre, el Ejército sancionó a varios soldados por su participación en los abusos en la cárcel de Abu Gharib.
En el programa 60 Minutes, la cadena mostró evidencias de que los detenidos iraquíes estaban siendo torturados. Una soldado del Ejército Estados Unidos arrastra a un reo iraquí desnudo con un collar de perro. Una soldado de Estados Unidos muestra sonriente las partes de un grupo de detenidos iraquíes en la cárcel de Abu Gharib.
El presidente George W. Bush se vio obligado a hablar en la televisión árabe y pedir excusas por lo sucedido.

 

Al producir la imagen, el autor tamiza la obra con su propio bagaje y lo expresa a través de códigos propios: el encuadre, el énfasis de los temas, los detalles compositivos, la elección de los sujetos, el fondo, la posición de la cámara, el espacio o el instante elegido. Todos estos y muchos otros aspectos son utilizados consciente o inconscientemente por el fotógrafo. La imagen resultante refleja su posición ante el suceso y frente a la vida. Es producto de sus intenciones, intereses, pericia técnica, cultura y por supuesto, su ideología. En este punto, podríamos afirmar que la objetividad en la producción de imágenes es relativa.

En el ejercicio del periodismo existe también el riesgo de transitar entre dos vertientes: lo verdadero y lo falso, pero ¿qué es lo verdadero y qué es lo falso?

Narraré una anécdota que ayuda a ejemplificar las dificultades para definir la verdad cuando hablamos de imagen. En la sexta bienal de fotoperiodismo se dio una fuerte polémica a partir del cuestionamiento que algunos fotógrafos hicieron a una de las imágenes premiadas: Alma en la Azotea , producida por Giorgio Viera, fue impugnada poniendo en duda su originalidad , objetando además que era una obra posada y por lo tanto incongruente con la verdad . En fin, que no era periodística . Al calor de esta inconformidad, el día de la ceremonia de premiación un grupo de participantes organizó una acalorada protesta que interrumpió el evento. En medio del intenso debate y del barullo que se produjo en la galería, algunos colegas se colocaron frente a mí -como coordinador del certamen- con la intención de obtener alguna imagen de mis reacciones personales. Yo me sentía tranquilo, pues estaba convencido de que la polémica en la bienal, lejos de producir rompimientos definitivos, generaría reflexiones y nuevas formas de organización. Así, mientras los fotógrafos acechaban con sus cámaras aguardando alguna expresión reveladora, tuve la necesidad de rascar mi ceja para aliviar una pequeña picazón... ¡y la foto llegó irremediablemente! Carlos Aranda de diario Monitor produjo una gráfica que publicó al día siguiente en la que el coordinador del certamen parecía desconsolado.


El lamento nunca existió, fue una pequeña comezón en el rostro. Como en este ejemplo, la verdad en el fotoperiodismo es relativa: está sujeta a las circunstancias, la intención del fotógrafo y la lectura que realice el espectador: ¿es objetiva, representa la realidad? ¿en donde queda la verdad?

En esencia, lo que podríamos extraer de la imagen es la forma en que el fotógrafo intentó sintetizar su propia visión. Otra posibilidad es que haya realizado la fotografía de manera fortuita, buscando simplemente un momento de expresividad. Un instante sugerente. Es muy frecuente que el periodismo gráfico se apoye en procesos aleatorios o fortuitos. Esto sucede cuando el fotógrafo simplemente tira la foto, al notar que sucede algo imprevisto, sin analizar -al menos conscientemente- las posibilidades del resultado final. También es posible que un sujeto fotografiado participe en la realización de la imagen cuando actúa o posa para dirigir el resultado de la imagen.

 

Robinho vuela

¿realmente vuela?

 

Tradicionalmente asumimos que la fotografía periodística no permite creación, alteración o manipulación; que debe sujetarse a la descripción o registro imparcial de la realidad . En cambio, aceptamos que en el periodismo escrito haya toda clase de metáforas o licencias creativas. Admitimos que la palabra escrita no esté limitada por la representación fidedigna de realidad y validamos que llegue al público con argumentaciones o interpretaciones diversas e incluso contradictorias. Cuando el fotógrafo utiliza sus propias herramientas, capacidades y posibilidades creativas para enfatizar o enmarcar un mensaje fotográfico a menudo es enjuiciado y condenado, como manipulador o impuro por cometer la falta imperdonable de atentar contra la ética impoluta del periodismo : ¿Por qué la fotografía, a pesar de sus elementos aleatorios y cambiantes tiene que sustentar el enorme peso de la verdad ?


Funeral de Alberto Korda
Gonzo González
Cuba 2000

Ya desde su nacimiento en el siglo XIX la fotografía intentó plasmar, conservar y revivir instantes de la realidad, Sin embargo era una ilusión. Al paso de los años hemos descubierto que lo real no es lo que vemos, sino lo que interpretamos de lo que vemos. Nuestras limitaciones ópticas hacen que nuestro cerebro complete y estructure la información que recibe de acuerdo a sus propias experiencias y antecedentes. Vemos las cosas a través de nuestra inteligencia, memoria y vivencias, de acuerdo a lo que nos parecen y no a lo que son en realidad. Aún más, como en la pintura y las artes, a través de la fotografía somos capaces de transformar o alterar esa realidad al modificar los elementos de la imagen: manipulándolos , antes o después de la toma.

 

El Guerrillero Heróico, de Korda, la foto mas reproducida de la historia, es también una imagen manipulada

¿Alguien la cuestiona ?
 

La manipulación de la imagen fotográfica no es reciente, aparece desde los orígenes de la fotografía. En 1859 Charles Darwin, como parte de las investigaciones para su libro La expresión de las emociones en el hombre y en los animales, pidió al fotógrafo Oscar Rejlander con cierto renombre y experiencia en la alteración fotográfica, una serie de ilustraciones que mostraran el paralelismo que existe entre las expresiones faciales del hombre y el mono: la risa, la ira, el miedo, el disgusto, etc. Sin embargo, Darwin no dudó en inducir, mediante todo tipo de trucos, las expresiones que deseaba en los monos que utilizó como modelos. Según Prodger, recurrió a un amigo fisiólogo francés quien le proporcionó imágenes de rostros de animales estimulados con impulsos eléctricos para obtener muecas y deformaciones y luego con la ayuda de Rejlander modificó las tomas para desaparecer los hilos eléctricos (23). Muchas de esas fotografías fueron armadas , puestas en escena . Darwin se convirtió entonces en uno de los primeros manipuladores fotográficos.

Para el científico lo importante no era la fotografía o la pureza en los procedimientos. Lo importante era la aportación de sus investigaciones al conocimiento científico. En este caso, la fotografía estuvo al servicio de un objetivo ajeno. Lo mismo podría argumentarse en la descripción de muchos fenómenos sociales.

Cuando un fotodocumentalista arma o posa la escena, lo que hace en esencia es preparar o reorganizar los elementos para enfatizar o soslayar aspectos que le parecen significativos. Cambia parcial o totalmente la esencia del hecho a través del encuadre, la elección del fondo, el momento, etc. Estos recursos formales o técnicos, son simples herramientas y pueden ser válidos. Sin embargo, cuando son utilizadas para mentir, engañar o deformar los hechos. Violan las normas éticas del fotoperiodismo. Esto es, el problema no es utilizar las herramientas o las posibilidades técnicas de la fotografía, sino mentir a través de ellas.

Símbolos, y signos controlados
en la producción de la imagen

 

Tina Modotti
Sombrero mexicano con martillo y hoz
1927

Josef Koudelka
Czechoslovakia 1968

Por las enormes posibilidades de transformación de las imágenes, principalmente a través de las tecnologías digitales, a menudo es casi imposible detectar cuando una imagen fue manipulada o alterada. No hay forma de garantizar o certificar la honestidad del autor. La única forma de hacerlo, si acaso, sería a través de la credibilidad derivada de su propia trayectoria personal. Si dudamos de la integridad de un fotógrafo, es muy probable que cuestionemos también la honestidad de sus imágenes o por el contrario, ante su probidad moral, sus imágenes serán más confiables. La credibilidad no se sustenta en los procedimientos o en las imágenes mismas sino en el autor. Lo mismo aplica para los medios.

Esta imagen ha estado circulando en internet a la velocidad de la luz. Primero llegó como una broma anónima que alguien había creado en Photoshop. Sin embargo, muy pronto se transformó en algo distinto. La versión más reciente dice: "Asunto: Encontrado entre los escombros del World Trade Center. Esto no es una broma. Esta mañana el FBI dio a conocer esta fotografía. Fue tomada de una cámara encontrada entre los escombros del WTC, revelada por el FBI como evidencia y distribuida en la red. El hombre no ha sido identificado y no se conoce su paradero..."

www.zonezero.com

 

Por otra parte el conocimiento de la propia realidad, de los fenómenos sociales y una sólida formación personal, ayudarán al fotógrafo a asumir una posición ante los hechos para transmitirlos y comunicarlos con eficacia y contundencia. Cuando un autor tiene aptitudes, formación personal, creatividad y educación visual producirá imágenes contundentes que puedan, inclusive, llegar a convertirse en símbolos. A menudo esas son consideradas las grandes obras fotográficas.

El fotógrafo canadiense Finbar O´Reilly de Reuters produjo esta fotografía, merecedora de un segundo premio en el World Press Photo 2006.

La contundencia de la imagen refuerza su contenido. La pequeña mano de la niña parece sustituir a la de su propia madre al expresar el dolor y la angustia del hambre. Los codigos visuales son sutiles, las formas se entremezclan, la madre y la hija se funden compartiendo el mismo sufrimiento: el hambre que azota Nigeria y muchas regiones del mundo. La veracidad de la imagen y la descripción física objetiva pasan a segundo término, lo importante es la interpretación, la lectura "entre líneas" de una realidad incuestionable.

Los medios de comunicación contemporáneos, reclaman nuevos valores que respondan a la masificación de la información y a los riesgos que representan para las sociedades. Ante las nuevas tecnologías es imprescindible la discusión de los factores que intervienen en la producción y lectura de la imagen, ética, verdad, realidad, conciencia individual e ideología son algunos temas que es necesario abordar y discutir. Las antiguas recetas ya no responden al mundo de nuestros días. Esto es inevitable e impostergable, ante el riesgo de quedar rezagados en el concierto de los nuevos actores sociales. Estamos ante un nuevo reto del fotodocumentalismo. Las cosas están cambiando. No podemos evitarlo.

Julio 2005

Bibliografía

[1] Peltzer Gonzalo. Periodismo iconográfico . Ed. RIALP. Madrid 1991.
[2]  Arroyo Almaraz Isidoro. Etica de la imagen. Ed. Laberinto. Madrid 2000
.[3]  Vázquez Fernández Francisco. Etica y deontología de la información. Paraninfo. Madrid 1991
[4]  Irigoyen Jaime. Ideología y procesos urbanos . Apuntes de la materia. Facultad de Arquitectura, Unidad de Posgrado. UNAM 2005.
[5]  Villaseñor Enrique. Foro iberoamericano de fotografía. Textos y ensayos. México 2005 .
[6]  Bequer Casaballe A . Por un fotoperiodismo ético. 6ª Bienal de Fotoperiodismo, Textos y Ensayos. México 2005. http://www.fotoperiodismo.org
[7]  BequerCasaballe A . El documentalismo fotográfico. 6ª Bienal de Fotoperiodismo. Textos y Ensayos. México 2005. http://www.fotoperiodismo.org
[8]  Serrano Sebastián. Signos, lengua y cultura. Ed. Anagrama. Barcelona 1981.
[9]  Villaseñor Gala Karina. X`oyep, Chiapas. Ensayo. Facultad Ciencias Políticas y Sociales. UNAM México 2005.
[10]  Villaseñor Enrique. Multimedia, didáctica y arquitectura. Apuntes de materia. Facultad de Arquitectura. Unidad de Posgrado. UNAM México 2005
[11]  Razo Jafeet. Textos. Foro Iberoamericano de Fotografía. México 2005
[12]  Peña Díaz José Edmundo. Textos. Foro Iberoamericano de Fotografía México 2005
[13]  6ª Bienal de Fotoperiodismo. Fotografías. México 2005 http://www.fotoperiodismo.org
[14]  Saussure Ferdinand. Curso de lingüística general . Edit Losada. Argentina 1980
[15]  Berger John. Modos de ver. Gustavo Gili Barcelona 1975
[16]  Von Wright Georg Henrik. Ensayo de lógica modal. Eudela Buenos Aires 1970.
[17] Murani Bruno. Diseño y comunicación visual . Gustavo Gili. Barcelona 1983.
[18]  García Maníes Eduardo. Etica . Porrúa. México 1980.
[19]  García Maníes Eduardo. Introducción al derecho 1972.
[20]  Sexta Bienal de Fotoperiodismo. Debate abierto y foro de discusión. México 2005. http//:www.fotoperiodismo.org.
[21]  Marx Carlos / Engels Federico. Obras escogidas Tomo I. Contribución a la crítica de la economía política Ed. Progreso Moscú 1978. pp 52.
[22]  ]  Aranda Carlos. Al cierre Diario Monitor. Mexico. 10 Junio 2005. pp 2A
[23] Prodger Phillip. Curador de la nueva edición del libro La expresión de las emociones en el hombre y en los animales . Washington, D.C.
[24]  Eco Umberto. El Lector Modelo. Textos didácticos. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM 2005.
[25]  Meyer Pedro. Editorial No. 35 Cuidado con lo que ven. http:www.zonezero.com México, octubre 2001
[26]  Varela Juan. El dolor y la verdad de la imagen. Periodistas 21. http://periodistas21.blogspot.com/2004/03/el-dolor-y-la-verdad-de-la-imagen.html