Serie: El salto de Eyipantla, comunidad de San Andrés Tuxtla

EL TABACO EN SAN ANDRES, UN MONOCULTIVO REGIONAL: Realizar en 1994 mi primer trabajo de ensayo fotográfico sobre los viejos sonoros veracruzanos ("Una Vida un Son", Primer Festival de Son Montuno) me permitió abordar mi trabajo fotográfico desde una perspectiva periodística que reflejara mi propia óptica sobre un proceso cultural o una problemática social, así en 1998 y a fin de realizar un registro para una exposición ("Hoja Reina", Festival del Caribe Veracruz 1999) en torno al cultivo del tabaco en la región de los Tuxtlas llegue a esta región veracruzana donde, al igual que en otras partes del estado, un monocultivo se convierto en el "modus vivendi" de toda una población o una región y cuya economía esta supeditada a los embates de los precios en el mercado de acuerdo a su oferta y demanda. El caso concreto del Tabaco en los Tuxtlas es el claro ejemplo de una econom’a mermada y anclada en un pasado glorioso que tuvo su época de esplendor y actualmente vive una condición deprimida y un rezago social como en grandes extensiones del agro mexicano. En esta región, prácticas "feudales" como el dominio de la producción en unas cuantas familias de abolengo o en compañ’as extranjeras o paraestatales crean una caldo de cultivo que deriva en vicios no muy lejanos de la "tienda de raya", como son el trabajo infantil y femenino, mano de obra barata y caso concreto de explotación sin control que permito tener como paga 20 o 30 pesos por un Jornal realizado en 12 o 15 horas de trabajo a grandes distancias de sus comunidades de donde son transportadas familias enteras. Comunidades sin servicios, sin caminos seguros, con escuelas vacias y diezmados por el alcohol y la emigración "al otro lado" o a las maquiladoras de la frontera para encontrar los recursos necesarios para el sustento familiar. Las imágenes de este monopolio en el agro veracruzano es contradictoria, mientras el rezago social es patente en los plantíos, contrasta con el producto obtenido, claro objeto de consumo para clases acomodadas que llegan a pagar hasta 1 500 pesos por una caja de puros, cuya mercadotocnia maneja el "glamour" del empaque en sólidas y elaboradas cajas con deshumidificadores, cuya tradición se remonta a más de 100 años de injusticia social para toda una región que abarca los municipios y comunidades de Santiago, San Andrés Tuxtia, el Salto de Eyipantia y Catemaco y que es al mismo tiempo junto con la ganadería de la zona, responsable de la tata inmoderada y extinción de especies en la Selva de tos Tuxtlas, un importante pulmón de la zona sur de nuestro país. El trabajo se realizó en visitan periódicas a la región durante los años de 1999 y 2000, espec’ficamente en dos etapas, la primera con pequeños artesanos y familias dedicadas al cultivo y elaboración de puros de la Ciudad de San Andrés y comunidades aledañas, la segunda con integrantes de la asociación de ejidatarlos.





Todos los textos son transcripción integra de los originales entregados por los autores.

Raul Mendez Contreras