El Brujo, como le llaman a este joven campesino, prende su tabaco de la mañana con un trozo de leña encendida, mientras al fondo cuelga un cerdo, casi listo para asar.

 


Galardón Iberoamérica

Menciones Honoríficas

Seleccionados

Acta del jurado

Inicio